Hacer tus propias plomadas te resultará muy satisfactorio y te ahorrará mucho dinero. En este articulo aprenderás todo lo que se debe y lo que no se debe hacer para moldear tus propias plomadas.

hacer tus propias plomadas

Antes de comenzar, no olvidemos que la seguridad siempre es primero. El plomo en su forma fundida puede ser una sustancia peligrosa. Además de ser tóxico y emitir vapores nocivos de los contaminantes adheridos al plomo (particularmente el viejo), también tiene el potencial de dispararse fuera de la fundidora y por todo el lugar, especialmente si se agrega plomo húmedo en la etapa de fusión. La humedad superficial o atrapada y el plomo fundido son una mezcla explosiva y existe un riesgo real de lesiones graves si no se tiene cuidado.

El mejor lugar para hacer tus plomadas es un garaje bien ventilado, un taller o el cobertizo de tu jardín. Nunca hagas plomos de pesca en la cocina ¡No te imaginas cuántos pescadores locos hacen esto! Si estás fundiendo plomo viejo o sucio, coloque la olla sobre el fuego para que se derrita y deja el área hasta que lo peor ya se haya disipado, y luego retira con cuidado la suciedad de la superficie del plomo fundido.

Asegúrate de que la puerta del espacio de trabajo esté bien abierta y, si es posible, abre la ventana para crear un flujo de ventilación mayor. Si es posible, y tienes alguno a disposición, instala un extractor para ventilar aún más el área. Además de usar ropa adecuada que cubra tus brazos y piernas, siempre usa gafas protectoras cuando trabajes con plomo. Nunca comas ni bebas cuando manipules el plomo, y siempre lávate bien las manos luego de terminar con la tarea.

Equipamiento básico

Consigue plomo para fundir, cuanto más limpio mejor. Un amigo plomero o un depósito de chatarra son las mejores fuentes de plomo en planchas, que es más seguro y limpio de usar que las tuberías. Un caldero de hierro fundido es mejor para fundir el plomo, aunque una cacerola de aluminio será suficiente.

equipo para fundir plomadas

Una buena fuente de calor es vital. Una hornilla de gas propano es ideal, probablemente puedas conseguir una en alguna ferretería. También se necesita un cucharón para llevar el plomo de la olla al molde. Necesitarás uno que esté remachado a un mango de madera fuerte. Un guante o manopla a prueba de calor es otro elemento esencial.

Moldes para plomadas

molde para plomadas Una vez que tenga listo el montaje de tu fundidora, es el momento de elegir unos buenos moldes para comenzar la fabricación. Algunos moldes de precisión tienen la ventaja de estar equipados con mangos de madera. La mayoría de los proveedores de moldes también suministran los alambres y argollas necesarias para la fabricación.

Evite los moldes baratos y las versiones económicas de las marcas y formas aceptadas. Los moldes de calidad son mucho más fáciles y rápidos de trabajar, y la facilidad de uso hace que cualquier coste inicial adicional valga la pena.

Con un molde de precisión bien hecho se pueden hacer hasta 100 plomadas por hora, mientras que un molde de mala calidad en las mismas manos, ya es un reto producir la mitad de esa cantidad. Dado el costo de los moldes y el de 1 sola plomada, el gasto se puede recuperar en la primera sesión de fabrica. Además, es poco probable que uses todas esta plomada por tu solo, y es increíble lo popular que puedes llegar a ser entre tus compañeros pescadores cuando se corre la voz de tu destreza en la producción de plomos.

Ahora ya tenemos todo

¡Es hora de hacer plomadas!

Con todo en su sitio, es hora de hacer pesas de pesca. Primero llena tu caldera con plomo seco y encienda el gas. Después de unos 15 minutos, el plomo comenzará a derretirse. Si es necesario, agrega más plomo seco al plomo fundido en la olla. Es esencial que el plomo adicional esté completamente seco porque cualquier humedad hará que el plomo ya fundido pegue algunos saltos. Esto es un asunto muy serio, así que ten cuidado.

Vaciar plomo en molde Mientras el plomo se derrite y alcanza una buena temperatura para verter en caliente, puedes preparar tu molde para el primer vertido. Inserta el alambre o argolla en la parte superior del molde. Una prensa en el banco de trabajo es la forma más fácil de sujetar el molde. Otros métodos incluyen una simple abrazadera o incluso dos ladrillos a cada lado del molde.

Cuando el plomo esté lo suficientemente caliente, lleva el cucharón a la caldera y toma un poco, luego viértelo lentamente en el molde. Con algunos moldes intrincados, es posible que tengas que realizar unos cuantos vaciados en blanco (sin los alambres y prensas) para elevar la temperatura del molde, lo suficiente como para detener la solidificación prematura del plomo. Al principio, el plomo fraguará instantáneamente, pero cuando haya vertido una docena o más, el molde se calentará hasta alcanzar una buena temperatura de trabajo y tardará un poco más en fraguarse la plomada.

Retirando las plomadas

Cuando el plomo esté vaciado y haya fraguado, retira cualquier pasador o alambre, saque el molde de la mordaza o prensa, recordando que debe llevar un guante resistente al calor, y retire su nueva plomada caliente con cuidado del molde. Tenga en cuenta que las pesas estarán demasiado calientes para poder manejarlas durante un tiempo considerable. Repite el proceso y después de unos 30 minutos comenzarás a ver un satisfactorio montón de plomadas acumulándose en tu mesón.

Al fabricar plomadas de pesca más grandes, el molde puede calentarse demasiado después de una docena de vertidos, lo que provoca ligeras filtraciones por deformación de los moldes. Cuando esto suceda, deja que el molde se enfríe al aire. Nunca uses agua para enfriar rápidamente los moldes.

Una vez las plomadas estén frías, no queda más que retirar los excesos de material que hayan quedado en el vertido y ya estarán listas para ir a tu caja de pesca. Una vez dominada esta técnica de fabricación, nunca faltaran plomadas en tu arsenal.

En este video de Vamos A Pescar, te muestran su método y más consejos para hacer tus propias plomadas: