La lluvia, para muchos, puede interrumpir cualquier actividad al aire libre. Sin embargo, hay pescadores empedernidos que, a pesar de un aguacero persistente, se dirigen a su lugar de pesca favorito con la esperanza de hacer unas buenas capturas.

Pescar con lluvia no sólo ofrece nuevas oportunidades y opciones de pesca, sino que mantiene a muchos pescadores resguardados en un lugar seco, dejando el lago para aquellos que estén dispuestos a aguantar un poco de agua, en el agua.

Con estos trucos y recomendaciones obtendrás muy buenos resultados. Pescar en la lluvia además es divertido, y no debe detenerte de capturar ese pez gordo que todos buscamos.

  1. Consigue equipo para la lluvia

chaquetas para la lluvia

Mantente seco y abrigado; y disfrutarás de un mejor tiempo en el agua (y debido a que el estado de ánimo es un factor importante en el éxito de la pesca con caña, también le ayudará a pescar más peces). Esto significa esencialmente invertir en un buen equipo de lluvia que lo proteja del agua incluso en las lluvias más fuertes. Olvida los ponchos de emergencia y consigue una buena chaqueta.

  1. Busca el agua más clara disponible

A medida que el agua de lluvia fluye a través de la tierra, recoge los sedimentos y los vierte en el lago donde estamos pescando. Esto puede convertir rápidamente un lago normalmente claro en uno muy turbio. Esto hará que la pesca sea excepcionalmente difícil, por lo que deberás buscar el agua más clara disponible.

Si el lago que está pescando es grande, y no ha estado lloviendo por mucho tiempo, podrás encontrar agua clara alejándote de los arroyos y vertientes principales.

  1. Asegúrate de probar tus señuelos de superficie

Muchos pescadores adoran pescar con señuelos de superficie. Pero el problema es que no funcionan en todas las situaciones. Por lo general, es mejor reservarlos para las primeras horas de la mañana, al final de la tarde o a lo largo de las noches iluminadas por la luna. Sin embargo, también pueden ser muy efectivos cuando llueve, cuando las lubinas se acercan a la superficie y se alimentan frenéticamente.

Puedes usar el señuelo de superficie que prefieras, pero probablemente tendrás los mejores resultados si usas señuelos que creen un poco de conmoción en la superficie. Elija uno que haga mucho ruido y salpicaduras, y opte por un tamaño un poco más grande de lo normal.

  1. Sigue el viento para encontrar a los peces

A menudo puede ser difícil encontrar a los peces cuando está lloviendo, ya que esto interrumpe sus patrones normales, lo que hace que entren en escena en lugares que no se sospecha con frecuencia. Sin embargo, si encuentras a los peces pequeños, casi siempre encontrarás algún róbalo cerca. Los peces pequeños tienden a ser arrastrados fácilmente, y a menudo se pueden encontrar en el lado del lago que está a favor del viento.

Muchos peces pequeños también utilizan corrientes y cortinas cortavientos como lugares de descanso, por lo que también tiene sentido centrarse en zonas que puedan permitir que los peces escapen a las fuerzas de la naturaleza y se tomen un respiro.

  1. Acércate un poco más cuando sea posible

pescar en la lluvia

Si llevas algún tiempo en la pesca, probablemente ya sabrás que necesitas quedarte atrás lo suficiente para evitar asustar a los peces. Pero cuando llueve, los peces no podrán verte tan fácilmente, lo que significa que podrás acercarte un poco más a las zonas a las que lanzas.

Esto no sólo ayudará a mejorar la precisión del lanzado, sino que también le permitirá reducir las salpicaduras que se producen cuando el señuelo golpea el agua.

  1. Identifica la fórmula más efectiva rápidamente

El clima lluvioso hace que los peces cambien su rutina típica. Pueden actuar en diferentes lugares a los que normalmente lo harían, moverse de manera distinta en columnas de agua, o pueden comenzar a buscar diferentes tipos de presas. Todo esto significa que tendrás que probar un número de diferentes señuelos y lugares para descubrir la fórmula correcta.

Sin embargo, a menudo tendrá que hacerlo rápidamente; si el clima cambia, es probable que los peces también empiecen a cambiar su comportamiento.

  1. Experimenta con los señuelos

Señuelos para la lluvia

Pescar en la lluvia a menudo requiere un poco de ensayo, prueba y error, ya que los señuelos y técnicas que son típicamente eficaces en un lago o río determinado pueden no dar resultados una vez que comienza a llover. A veces, puedes encontrar una combinación ganadora simplemente haciendo pequeños retoques, como cambiar el color del señuelo, pero tendrás que ser más creativo en otros momentos.

  1. Ten en cuenta la temperatura del agua al buscar peces

La lluvia puede alterar la temperatura del agua de forma significativa. Por ejemplo, si un frente frío se mueve durante la primavera o el verano, puede bajar rápidamente la temperatura del agua, lo que puede animar a los peces a alimentarse. Por el contrario, una lluvia cálida ayudará a elevar la temperatura del agua, lo que puede ser ventajoso durante las temporadas frías del año.

Ten en cuenta que la precipitación no cambiará mucho las temperaturas en aguas más profundas. Por lo tanto, si la lluvia está causando que la temperatura cambie en la dirección opuesta a la que deseamos, es posible que obtengas mejores resultado con señuelos en lo profundo, en un agua que proporciona temperaturas más confortables.

  1. Lanza en los arroyos y vertientes

Los arroyos y otras vertientes que desembocan en los lagos a menudo traen consigo abundantes insectos y peces pequeños. Esto puede hacer que estas áreas sean muy productivas, ya que muchos peces de caza suelen pasar el rato en estas áreas en un esfuerzo por emboscar a sus presas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas áreas también transportarán una gran cantidad de sedimentos, lo que puede enturbiar el agua y dificultar la captura. Por lo tanto, es aconsejable llegar a los arroyos poco después de que empiece a llover. Una vez que haya estado lloviendo por un tiempo, probablemente querrás seguir adelante en busca de agua más clara.

pescar con lluvia

Con estos consejos seguramente obtendrás resultados positivos y peces más grandes. Sólo recuerda que debe tener en cuenta la seguridad y ser precavido cuando intentes pescar bajo la lluvia. No te dirija al agua cuando los relámpagos, vientos fuertes o condiciones peligrosas del agua amenacen. La seguridad siempre está primero.